SALA PLAZA LIBERTAD

La Plaza Libertad tiene su origen en la Plaza Mayor, denominada originalmente Plaza de Armas, y que constituía tanto el centro de cada ciudad como la estructura clave para la red de calles urbanas trazadas a su alrededor. Además, actuaba como el núcleo de la vida social y la distancia de su casa respecto de la plaza determinaba la posición social de los habitantes de la ciudad.

Es decir, que el lugar central en la ciudad fue la plaza pública, que cumplía una doble función: servir de punto generador del esquema vial y actuar como sede de las instituciones civiles (Cabildo) y eclesiásticas (Catedral). Al fundarse una ciudad, se determinaba en primer término el sitio donde se levantaría la plaza que debía ser lo más amplio posible y de fácil acceso.  Se estima que su primer asentamiento fue en las actuales calles Alsina e Independencia. Hacia 1628, en su penúltimo traslado, habría estado ubicada en los terrenos que hoy ocupa el Teatro 25 de Mayo hasta que en 1670 quedó asentada en el sitio que ocupa actualmente.

Más información

Cerca de la plaza estaba instalada la aristocracia, formada por las familias de los conquistadores, los funcionarios de la corona y los encomenderos o grandes hacendados. El círculo siguiente era ocupado por la clase media, formada por comerciantes y artesanos. En este barrio se ubicaba por lo general el mercado municipal. En el último círculo, el más periférico, vivían los «blancos pobres», los indios y mestizos.

Principales calles del microcentro. Cambio de nombres

Hacia 1860 le construyeron caminos de material y embaldosaron las veredas para que las damas pudieran pasear con la tranquilidad de saber que no ensuciarían sus vistosos ropajes. Gruesas cadenas marcaban el perímetro exterior procurando evitar que los animales ingresaran, la novedad de los bancos permitían un alto en los paseos, plantaron paraísos para obtener la tan preciada sombra.

En Julio de 1865, durante el gobierno de Absalón Ibarra, fue inaugurada la estatua o monumento de la Libertad. Era una obra escultórica de origen europeo que tuvo desde su llegada una historia propia, ya que fue encargada para colocarla de remate de una pirámide que se levantó en el centro de la Plaza a modo de homenaje del pueblo santiagueño al General Manuel Belgrano. Completaba el conjunto escultórico cuatro estatuas con la figuración simbólica de las estaciones del año, ubicadas en el basamento en forma equidistante a la columna central. Vale aclarar que estas estatuas se encuentran actualmente emplazadas en el Parque Aguirre de la ciudad Capital.

La Pirámide permaneció por casi 45 años hasta que fue reemplazada por un nuevo monumento en homenaje al Gral. Belgrano: una estatua ecuestre montada sobre otro pedestal. Se sostiene que los vecinos llamaban a la estatua la “la Libertad avergonzada” por la inclinación de su cabeza, sin advertir que por razones técnicas y artísticas la obra debía ser así, dada la altura en la que había que colocarla y su actitud de contemplación de una pueblo reverente a sus pies. Luego de ser retirada de la plaza, la escultura fue depositada, en el Cementerio La Piedad hasta que fue solicitada por un funcionario friense para ser traslada a la Ciudad de Frías. 

La Plaza será bautizada con el nombre de Libertad en 1887 durante el gobierno de Absalón Rojas. En el centro fue colocada la estatua ecuestre del General Belgrano instalada en 1912, que fuera fundida en los talleres porteños de Julio Garzía y el quiosco de la retreta, obra de don Pedro Vozza, para las actividades culturales.

Ya entrado el siglo XX, continuaron las remodelaciones. Así, en 1920, se inauguró la fuente de hierro fundido que contaba con cuatro angelitos o querubines. Estuvo allí hasta 1974 cuando fue trasladada a la rotonda del puente Hipólito Yrigoyen (Carretero). Actualmente esta fuente se encuentra en el CCB.

Hacia 1960 fue construida una nueva fuente para cubrir una estación eléctrica transformadora que funcionó en su interior (subsuelo). Fue una obra del arquitecto Carlos David inspirada en motivos incaicos. Poseía un hermoso juego de luces combinadas con el ritmo de caída del agua.

La última remodelación de Plaza Libertad fue en año 2013, comprendió el espacio verde en sí y las calzadas que la rodean. Se mantuvo el trazado original de la plaza, con pequeñas intervenciones, como la ampliación del sector del mástil y la restauración del cantero elíptico próximo a la esquina de Libertad e Independencia. Se reemplazo de todo el solado, en base a la utilización de baldosa granítica adoquinada, en gama de tres colores, con incrustaciones de pórfido patagónico (piedra) en sectores de su perímetro, que se prolongan sobre la calzada, en concordancia con la misma. También se reemplazó la fuente por una nueva traída desde Italia.

CCB Santiago © 2019. Todos los derechos reservados